« | Inicio | »

Idílica Ingesta de Vino en Osteria del Borgo (Montepulciano)

por lucce | 23 enero 2009

Osteria del Borgo en Montepulciano

Retomo, tras mucho tiempo sin hacerlo, el repaso a nuestras vacaciones italianas de septiembre (sin contar la foto de los ‘niños kebab’ que les puse hace poco), adentrándonos ya en la zona que más ganas teníamos de visitar: la provincia de la Toscana. Una región en la que, como ya les contaré en las futuras entradas dedicadas a la misma (sean dentro de una semana o de un año), hemos probado excelentes vinos, excelentes guisos con sabrosas carnes de caza, y los mejores helados del mundo.

Con todo, para abrir boca, vamos a rememorar, vía blog, las sensaciones que tuvimos visitando la primera de las localidades de la Tosacana con la que hicimos contacto: Montepulciano. Se trata de un encantador pueblo, muy rústico, dedicado al vino y al cuero, y con una estructura y una arquitectura medieval.

Gastronómicamente hablando no destacamos nada ya que llegamos al mismo por la tarde tras haber comido en un pueblo anterior a la Toscana, también precioso, llamado Orvieto (¡no dejen de de visitar su espectacular basílica!), por lo que dimos cuenta de unos pequeños paninis en una tasca situada junto a la Piazza Mayor, regentada pos dos amables señores.

A pesar de ello, sí guardamos espacio para probar sus vinos, haciéndolo, además, en un establecimiento fabuloso, con un encanto extraordinario gracias, sobre todo, a una maravillosa terraza desde la que se podía divisar el espectacular paisaje toscano, compuesto de campos y viñedos. El sitio en cuestión se llama Osteria del Borgo y, en realidad, se trataba de un wine-bar con una extensísima carta de vinos de la región.

Nosotros, tras pedir consejo a la amable camarera, nos decantamos por un vino elaborado en Montepulciano, del que, pese a no estar del todo mal, no ha sido, ni mucho menos, el mejor que hemos probado en la Toscana. Sea como fuere, el verdadero homenaje está en degustar cualquiera que seleccionen en el incomparable marco de la Osteria del Borgo, convirtiendo la ingesta de esta bebida en un momento idílico e inolvidable.

Poco más que apuntarles. Como les he dicho, el hecho de haber comido antes de llegar a Montepulciano y el hecho de tener que ir hasta nuestro alojamiento toscano (que estaba a una hora de este municipio) nos impidió poder ahondar más en la, seguramente, rica oferta hostelera de este pueblo.

Tags: , , , , , , ,
Categorías: Turismo gastronómico | Ningún Comentario »



Comentarios