« | Inicio | »

Frutos Secos = Vicio

por lucce | 23 enero 2007

PistachosMientras escribo esto y me doy un garbeo virtual por la red, tengo, al lado de mi teclado, una bolsa de pistachos y un cenicero que paulatinamente se va llenando más y más de las cáscaras de este fruto mientras, como imaginarán, la bosa se vacía a pasos agigantados.

Y es que mi relación con los frutos secos es totalmente desaforada: una vez que empiezo no puedo parar. Pipas, cacahuetes, pipas de calabaza, anacardos, habas, pepes, kikos o maíces (como gusten), avellanas, nueces… Me gustan todos y me gusta comerlos, sí, lo reconzco, de forma ansiosa e ininterrumpida, a tragos, casi como si los bebiera, más que comerlos, descargando sobre su consumo alguna pulsión oculta.

A pesar de que esta entrada esté enmarcada dentro de la categoría ‘Listas’, no voy a distinguir a ninguno de ellos sobre el resto; en todo caso, puedo diferenciar en qué momentos siento más predilección por unos que por otros.

Así, por ejemplo, las pipas de girasol van íntimamente asociadas a fútbol. Sí, sé que puede sonar clasicote, pero no imagino un partido en Lasesarre sin una bolsa de pipas y, si es posible, que sean Facundo, para mí las mejores, frente a Piponazos u otras marcas.

Las nueces y las avellanas, como muchos de ustedes, imagino, son los frutos secos reyes en navidades, fiestas en las que me he llevado más de una molesta indigestión a causa de un atracón de estos frutos.

Los clásicos paseos lentos, de conversación, por el pueblo, acompañado por la moza, también típicos de domingo después del fútbol (jo, me estoy retratando como un ser de lo más vulgar) suelen estar también acompañados de esas pipas de calabaza, cuya peladura va dejando el rastro de los dos allá por donde vamos, si bien es verdad que últimamente nos estamos decantando por anacardos o esas rarezas asiáticas que introducen componentes dulces en su sabor.

Finalmente (por ir terminando, que quiero volver a mis pistachos!!!) el visionado de una película suele estar marcada por la estruendosa ingesta de pepes (Churruca, por favor), hecho por el cual suelo seleccionarlos cuando la película es en mi casita, sin molestar con el ruido a nadie.

En fin, un verdadero vicio, una suculenta y popular adicción que además viene muy bien en momentos en el que me encuentro (tratando de superar otras adicciones) Como elección final, me quedaría con esas magníficas bolsas de revueltos, más conocidas ahora como Piscolab’s, en las que, al fin y al cabo, viene un poquito de todo.

Por cierto, prometo trasladar esta temática de los frutos secos a un plano más impersonal, más cool y más trascendente, como es el del uso de estos productos en la alta cocina, ya que, afortunadamente, la inclusión de estos en la misma es bastante manida y afortunadamente con unos resultados excelentes. Pero eso será otro día. Ahora a pelar pistachos!!

Categorías: Listas, Productos | Un Comentario »



Un Comentario en “Frutos Secos = Vicio”

  1. Felipe dice:
    27 diciembre 2008 a las 20:21

    Hemos abierto una tienda on line de frutos secos selectos. Vendemos con la misma calidad, frescura y precio que en la tienda del Mercado Central de Valencia. Pruebalo.

Comentarios