« | Inicio | »

Degustando…la Charente-Maritime: Mercado de Royan

por Loizaga | 26 junio 2009

Mercado de Royan

Si recuerdan, hace tiempo prometí poner en orden mis notas de viaje y repasar con todos ustedes los pormenores de mi estancia en la Charente-Maritime.

Comenzamos entonces esta nueva sección temática en las calles de Royan, concretamente para conocer algunos de los edificios más importantes, entre los que destaca su espléndido mercado, el verdadero protagonista de nuestro fotorreportaje.

Antes de meternos en harina, vamos a dar un paseo por la ciudad. Muy cerca del mercado se puede contemplar, bueno en realidad se ve casi desde cualquier punto, la estilizadísima silueta de la Église Notre-Dame de Royan, erigida bajo las directrices de Guillaume Gillet y Marc Hébrard, a finales de la década de los cincuenta (1958).

Mecado de Royan

El mercado de Royan se alza en una zona muy céntrica y llama la atención por su forma peculiar. Una fachada ondulante que gracias a su acabado en blanco hace recordar a pie de calle a lo que seria una gran concha y desde las zonas altas a lo que sería un gran paracaídas abierto.

Forma parte de las construcciones principales de la ciudad con el Paseo marítimo, el Casino, el Palacio de Congresos, la Iglesia, y abrió sus puertas al público en 1957.

Louis Simon y André Morisseau fueron quienes lo idearon y el ingeniero René Sarger hizo posible que se levantara este importante edificio.

Su estructura de hormigón resulta muy interesante y al interior luce una impresionante cúpula perforada con pequeños vitrales que iluminan el interior. Los arquitectos concibieron una vela de 52 metros de diámetro, de solamente 8 cm de espesor y una altura de 10 metros en su punto central. Una cubierta basada en trece pilares colocados sobre un cinturón de hormigón subterráneo.

La organización de los puestos es circular, creando una retícula concéntrica a lo largo de todo el perímetro del edifico. Al centro pueden verse más puestos, todos ellos perfectamente decorados con unos productos de muy buena calidad.

Es un mercado con mucha vida, tanto en su interior como el los alrededores, donde encontramos otros muchos puestos ambulantes.

Los productos están perfectamente colocados, la limpieza es algo impresionante y lo mejor de todo es que pueden adquirirse productos procedentes de cualquier rincón del país.

Una constante son los puestos de precocinados, las olivas, deliciosas pastelerías artesanas, y las preciosas fruterías, donde podemos encontrar grosellas, frambuesas, calabacines, tomates, los conocidos esparragos de Blaye, ajo verde, el melón charentais y un lago etcétera.

No menos interesantes son; las carnicerías con sus piezas de carne, embutidos locales; las aves de corral, expuestas en las numerosas pollerías; los puestos relacionados con el mundo del pato, como el de nuestro casero mesie moreau, que ofrecía excelente pato confitado y derivados del foie en conserva, procedentes del Périgord.

Los quesos y el vino son otros de los productos estrella del mercado y finalmente los puestos de pescado y ostras, productos frescos importantísimos en la región, pudiendo destacar las fresquísimas corvinas, merluzas, anguilas y todo tipo de moluscos.

Os dejamos con unas fotografías relacionadas con todo esto de lo que hemos hablado.

Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan
Mercado de Royan

Tags: , , , ,
Categorías: Fotos, Gastronomía, Productos, Turismo gastronómico | Ningún Comentario »



Comentarios